SEMINARISTAS . MISIÓN 2016

El miércoles tres de febrero los seminaristas de la diócesis de Salto nos encontramos en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús acompañados por el Padre Carlos Silva. La comunidad nos invitó por segunda vez, y junto al Padre Jesús Antonio, nos recibieron y nos condujeron al querido barrio de San Félix.
En este marco fue que comenzamos una mañana de planificación, en la cual se imprimió el carácter de esta Misión 2016, el mano a mano con la gente, el ser uno más que escucha y que anuncia. Las jornadas fueron desde la mañana hasta la tarde, el visitar casa por casa priorizando los hogares que el anterior año nos habían recibido, el dialogo constante y los momentos de escucha fueron bienvenidos por parte de todos. Culminábamos cada visita con una doble invitación: la misa de la tarde y el rosario que se hizo el viernes en donde jóvenes, veteranos y niños nos congregamos para compartir un momento de oración y fraternidad.
Sin duda uno de los momentos más fuertes y movilizadores, de esos “que te sacuden todo el esqueleto” y te dejan parado frente a una situación que no está en los libros, fue la visita a “Los Caminos” un asentamiento próximo a Casablanca. El compartir un rato con distintas familias que están en una situación deshumanizante extrema, que viven en lo que nosotros llamaríamos “basural”. Ellos; nuestros Hermanos le dicen “Casita”. Nos recibieron como uno más; ofreciendo todo lo que estaba a su alcance para hacernos sentir como en nuestras casas. Es una realidad que existe en nuestra diócesis y que nos obligó a pensar en una nueva forma de llegar pastoralmente, en donde el trabajo de un laico Javier Bianchi nos dejó sorprendidos y más conscientes de una realidad de Periferia.
Fue una misión diferente, en donde estamos agradecidos a los vecinos de San Félix, Los Caminos y a la comunidad que nos brindó todo desde tempranito con el desayuno hasta la noche con la cena lista. Todo fue con una logística tremenda de parte de quienes nos dieron todo para facilitarnos la estadía. A todos ellos MUCHAS GRACIAS por hacer un trabajo que desde el silencio y la constancia nos anima a nosotros, seminaristas, a seguir ADELANTE junto a ustedes. Y por último a nuestros Sacerdotes, Jesús Antonio y Carlos por ayudarnos en este camino Vocacional.
Un abrazo grande a todos, Fernando, Guzmán, Santiago, Heber, Bruno, Esteban y Carlos.

Unidos en oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *