Mensaje final del XXXIIº Encuentro de Diócesis de Frontera.

XXXIIº Encuentro de Diócesis de Frontera
– 15, 16 y 17 de mayo de 2017 –
Bagé – BRASIL
Cuidar la Casa Común es nuestra misión
Tema: “Los vecinos se encuentran para reflexionar y compartir sobre modelos alternativos de desarrollo sustentable que garanticen el cuidado de la «Casa Común» para la vida digna de nuestros pueblos”
Texto bíblico iluminador: Gn 2, 15 / Sab 11, 22- 12, 2

Llenos de gratitud hemos concluido nuestro encuentro de Diócesis de Frontera, en la ciudad de Bagé, en la región conocida como “Pampa Gaúcho” cuyas características como ambiente o bioma, tuvieron lugar importante en nuestra reflexión.

Noventa participantes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay hemos compartido, reflexionado, celebrado como vecinos y amigos en estos días nuestra fe y nuestro compromiso con el cuidado de la Casa Común.

Una vez más descubrimos la frontera como lugar, no de hostilidad, enfrentamiento o competencia, sino como espacio de encuentro, hospitalidad, fraternidad y descubrimiento de una identidad común y regional.

Asesores técnicos de Brasil y Argentina, nos han ayudado a ampliar nuestra mirada y nuestro pensamiento para percibir un horizonte global, aunque complejo y buscar las formas de acción local. Nos presentaron aspectos e implicancias del desarrollo sustentable tanto en una perspectiva económica, social y ambiental, como bíblica, teológica, espiritual y pastoral. La visita al asentamiento “Hulha Negra” y la cooperativa COONATERRA de semillas agroecológicas BioNatur nos permitió conocer de forma viva y testimonial modos alternativos de desarrollo sustentable, acompañados por la Diócesis de Bagé, que manifiestan la viabilidad de iniciativas que abren a la esperanza.

El Obispo anfitrión Dom Gilio, nos recordó como el Papa Francisco en Laudato Sii nos hace ver que cuidar de la biodiversidad de la Tierra es una forma viva y eficaz de cumplir el mandamiento del amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Recibir ese mandamiento y vivirlo no nos priva de nuestra libertad, no nos esclaviza, no nos aliena, sino que abre caminos para la construcción de la felicidad personal y comunitaria y, no menos, hace feliz a Dios, creador de todas las creaturas.

Ponemos en manos de María la vida de nuestros pueblos y nuestra región. Que ella nos ayude a crecer como discípulos misioneros de Jesucristo, promotores de modelos alternativos que garanticen el cuidado de nuestra Casa Común, teniendo en vista la vida digna de nuestros pueblos.

Bagé, 17 de Mayo de 2017
Participantes de los siguientes países y diócesis:
Argentina: Diócesis de Concordia, Corrientes, Formosa y Goya.
Brasil: Diócesis de Bagé, Chapecó, Pelotas, Río Grande, Santa María, Santo Ângelo y Uruguaiana.
Paraguay: Diócesis de Encarnación.
Uruguay: Diócesis de Melo, Salto y Tacuarembó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *